Estás cansada, querías haberte desmaquillado pero ya no puedes con tu alma. Hoy no va a poder ser nada más. Toca pijama y a dormir.

Esto ocurre una vez, y dos, y veinte, y se convierte en el hábito nocturno más corriente.

Otras noches, pasan otras cosas. Algunas buenas, otras no tanto. Esa conexión profunda con tu pareja que te deja renovada y esperanzada, o esa noche de fiebre de tu hijo en la que no pegas ojo.

En realidad, las noches para ti se han convertido en un paréntesis entre los días… anhelando que transcurran sin pena ni gloria, porque necesitas descansar.

Pero las noches también son otro mundo: donde habitan los sueños, donde la mente puede ser recargada para vivir otras vidas, donde la magia de la creación se hace realidad.

Dijo un sabio -no me acuerdo de su nombre- que todo se crea dos veces: una vez en la mente, y otra vez en la materia. Y así es, aunque nos sea más cómodo creer que el colchón se fabrica en la fábrica de colchones y punto. Pero alguien ha tenido que imaginar cómo sería ese colchón. De qué material hacerlo, cómo coserlo y que aguante. Qué máquina hará falta para unirlo. Cómo se cortará en las diferentes medidas. Si será transpirable o al cabo de poco tiempo habrá que lavarlo – o tirarlo- porque estará apestando al sudor de los que duermen sobre él…

¿Te das cuenta?

Primero hay que crearlo en la mente y luego, ya en la materia. La mente es de verdad asombrosa, porque puede imaginar cualquier cosa. Otro sabio dijo “Si lo puedes imaginar, lo puedes hacer”. Mucho inventos -recuerdo ahora el de la máquina de coser Singer- han obtenido respuesta a conflictos en la ideación, a través de los sueños. Este inventor no veía como hacer que la máquina pasara el hilo por encima y por debajo de la ropa. Una noche soñó con unos indios que le apuntaban con lanzas que tenían un agujero en un extremo. Al despertar comprendió que era la solución que estaba buscando…

Podría contarte muchas anécdotas al respecto, pero con esta ya está bien. Lo que quiero que te haga explotar la cabeza, es que si usas inteligentemente la noche (porque estás durmiendo), la mente (porque la diriges hacia donde quieres) , la imaginación (porque tú decides lo que deseas) y la constancia (lo repites hasta que lo logras) puedes convertir tus talentos, tus deseos y tu propia persona, en pura magia.

Porque parece que las cosas salen bien por casualidad, que es la suerte, que ha sido el azar, nada que ver con que tú lo provoques. Bien, esa es una idea como otra cualquiera y si es en ella en la que quieres creer, adelante.

Pero yo creo en otra, la practico. No te diré que es coser y cantar, porque no lo es. Requiere de practica, de constancia, de entusiasmo, de confianza, de certeza. Pero si persistes, las cosas van saliendo y tú sabes que eres partícipe directo de ese resultado. Eso te hace saltar de alegría porque es estimulante, te motiva, quieres abrirte a nuevas oportunidades, explorar otras experiencias.

Las noches trabajadas así, crean días extraordinarios. Los días extraordinarios van creando meses extraordinarios. y éstos acaban por crear años extraordinarios. ¿No te parece fabuloso?

Esto no significa que desaparezcan los obstáculos en tu vida, qué va. Siguen estando porque forman parte de la propia vida. Pero lo que cambia completamente es tu actitud ante ellos. Estás conectada a tu propio poder, lúcida, buscando y encontrando soluciones a todo sin desesperarte, sin perder los papeles. Tomándote las situaciones con humor, como si fueran un desafío o un enigma (porque has aprendido que a tu mente le encanta este tipo de perspectivas) y no te digo que te rías a carcajadas, pero sí que eres capaz de ponerle humor y sonrisas a los momentos más chungos.

Todo esto puede hacerse y por supuesto, no lo he inventado yo.

Pero sí lo he experimentado yo durante años y ahora ha llegado el momento de ofrecerlo al mundo en forma de este Reto de 7 Noches para sacarle el jugo a tus mañanas.

Es un reto de 7 noches así que tampoco esperes que con eso ya es suficiente y tu vida cambiará por arte de magia. No. Ni hablar. Este reto es como un taste en un restaurante, es probar a qué sabe y si te gusta, entonces busca donde encontrar más y aprenderlo todo, y transformar tu vida desde las raíces, hasta crear los frutos que anhelas experimentar.

Clica aquí abajo, y apúntate ¡te veo dentro!

Reto 7 Noches